Alquimia mental como filosofía de vida

Alquimia mental como filosofía de vida

En tiempos modernos, las personas concentran su búsqueda por el éxito en llegar a “ser alguien” en la sociedad actual. Sin embargo, lo que por defecto se desconoce, la verdadera meta que uno debería contemplar es la de descubrir lo que uno ya es por naturaleza; encontrar su pasión y forjar su camino en ella. Muchas veces las palabras se transforman en meras revelaciones de lo imposible para ciertos individuos. No obstante, entre la aprehensión y la acción sobre la materia en cuestión hay un gran trecho.

La metodología a la dedicación de una filosofía de vida distintiva y simple es la contemplación de virtudes sobre los creídos vicios de cada uno y aquellos que son los más ignorados, los cuales suelen ser los más difíciles de visualizar. Como referencia, libros del autor José E. Guráieb tales como Alquimia Mental, Kalamsofía, Sabiduría Árabe, etc muestran varias directrices relevantes sobre la importancia de la higiene mental y otros designios con el fin de llevar una vida plena y satisfactoria. Eventualmente, al principio del libro “Alquimia Mental” se menciona la metamorfosis interior – “Quiero superarme, quiero ser otro” – cuyo mensaje se podría interpretar como minimalista al hacer constante hincapié en el entendimiento y contemplación del propio yo. La voluntad por encarar tu cuerpo y mente como templo divino es una idea ancestral, pero como alquimia mental se ve reflejada en la concentración del camino que toma uno mismo sin réplica de lo ajeno.

Ahora bien, lo ajeno a la misma persona, Según Kun Fu Tsu (Confucio) es la apreciación hacia uno mismo: “Lo que quiere el sabio, lo busca en sí mismo; el vulgo, lo busca en los demás.” Con pocas palabras se llega al entendimiento de buscar en el interior de uno y no en las tendencias externas; en síntesis, se podría decir que como alquimia mental se busca la consolidación con uno mismo y la sabiduría. Sin importar qué autor lo proclamó, una definición filosófica del término sabiduría es afirmar que es un conocimiento científico o no vivido y practicado y, por supuesto, la aprehensión por ello mismo de manera espiritual. Escuchar el silencio y velar por las necesidades del alma.

En Kalamsofía (del árabe Kalam= palabra; del griego Sofía = Sabiduría) de Guráieb se considera la sapiencia de la palabra misma y de las experiencias vitales como los cimientos de la vida. Para más, la palabra es la causa de la gestación del pensamiento cultural la cual provoca un efecto emocional y trascendental en la psiquis cuando se tiende a la utilización de determinado léxico cotidianamente. De hecho, en varias universidades como la Friedrich Schiller University y la Universidad de Florida se realizaron estudios y desvelaron que las palabras con una impronta emocional positiva provocaban una activación de la corteza prefrontal dorsomedial, una zona involucrada en la toma de decisiones emocionales y la imagen que tenemos de nosotros.

En conclusión, el sendero de la alquimia mental es concentrarse en tu propio andar sin preocupación de un posible destino funesto o no, en pocas palabras. En efecto, dicha filosofía marcada por Guráieb desemboca en un análisis profundo de las características que uno ya posee e ir desarrollándolas para la apreciación de la propia persona, porque un periplo a nuestro interior es mucho más largo que un viaje en carne y hueso.

 

https://lemiaunoir.com/alquimia-mental-filosofia-vida/

sofia.hourcle

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *